Marina Miguélez-Lucena

BLOG

Patio de butacas I ESAD Sevilla


Arte dramático sin teatro.

Los alumnos del último curso de Interpretación de la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla presentaron la semana pasada sus trabajos de Dirección Escénica junto con las alumnas de Iluminación y bajo la guía y coordinación de Miguel Cegarra, profesor de la asignatura y director de la compañía Tríade Teatro.

Hasta aquí todo bien.

“Terrorismo y migraciones” fue el punto de partida del que se desarrollaron más de quince propuestas escénicas de corta duración repartidas en tres funciones de unas dos horas en las que los alumnos debían a la vez dirigir su propia propuesta y participar como actores en las de sus compañeros.

Hasta aquí, también bien.

 

"Queremos más. [...] Se lo merecen, se lo debemos."

El problema viene cuando la calidad del espectáculo sobrepasa con creces la calidad del entorno en el que se desarrolla. En una pequeña sala vimos grandes ideas llenas de fuerza, vimos surgir brotes de maravillosos profesionales que entregaban certeramente todo lo que eran superando las limitaciones técnicas, vimos espectadores de pie o sentados en el suelo por falta de sitio, emocionados ante la desgarradora interpretación de los actores, vimos durísimas imágenes, borrosas, a través de un proyector prestado, vimos una prolongada ovación de esas en las que si hubiera habido telón se hubiera abierto y cerrado unas cuántas veces...

La conmovedora interpretación de Carlos, de Sarah, de Chía, de Lara, la espectacular propuesta de Alicia, de Nerea, o de Iván, la vis cómica de Dani, de Lorena, de Manuel, o de Klaudia, el trabajo de movimiento de Alba, el texto de Lola, la escenografía de Laura, el atrezzo de Irene, el espacio sonoro de Edu...

... por nombrar sólo a algunos, fueron en definitiva una espectacular cascada de talento trabajado y bien dirigido por Cegarra, quien propuso el tema y condujo a los alumnos en sus trabajos desde la concepción hasta la puesta en escena. Juntos crearon un fortísimo homenaje a las víctimas de la violencia, con nuestro pececito a la cabeza como icono, mostrándonos lo peor y lo mejor del ser humano, y apelando a la humanidad de cuantos estábamos allí.

Queremos más. Queremos que quepa más gente en el teatro, queremos butacas y torres de iluminación, queremos telón, bambalinas y acomodadores, queremos que la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla tenga un teatro en el que sus alumnos puedan seguir creciendo, donde exploten sus posibilidades, y donde puedan conmover con su mensaje a más de los cincuenta que allí estuvimos. Se lo merecen, se lo debemos.

image014-2.jpg

Marina Miguelez Lucena