Marina Miguélez-Lucena

BLOG

Patio de butacas I La Cuadra


"Quiero trabajar en mi tierra".

 

Salvador Távora, La Cuadra de Sevilla

¿Cómo es posible que yo no conociera a Salvador Távora?
¿Cómo es posible que alguien que se dedica a las Artes Escénicas no conozca a Salvador Távora?
Hoy he tenido el placer de conocer a esta gran personalidad, Premio Max de Honor 2017, de la mejor manera imaginable: a través de la impresionante puesta en escena de un recorrido por su obra artística, a manos de la certera dirección de Concha Távora, hija del autor y Miguel Cegarra, director de la compañía Tríade Teatro, de Sevilla.

En el Teatro Távora, en Cerro del Águila, Sevilla, he asistido a una clara reivindicación de la identidad andaluza, en la que a través de un sinfín de recursos expresivos he sentido la fuerza de la gente del sur, mi gente. He visto garras, miradas más fuertes que un puño, flechas de poesía que te llegaban directas al alma, historia, cultura, y he visto poner en tela de juicio costumbres inhumanas aceptadas por normales, de una forma elegante y a la vez transgresora. La interpretación de los actores, apoyados por una sólida apuesta técnica, relató una serie de intensas historias cuyo hilo conductor eran las emociones más profundas que germinan en el alma humana.

En definitiva, un lujo de representación, y un lujo de despedida: el propio referente teatral Salvador Távora, tras una prolongada ovación, habló con el público acerca de su obra y de su nuevo lenguaje teatral que, lejos de la frivolidad y el divertimento, utiliza el flamenco como elemento expresivo y dramático, y estuvo abierto a cuantas preguntas surgían de la audiencia. Me quedo con dos citas suyas: La primera "... quiero trabajar en mi tierra, y en mi barrio...". Con ella me siento absolutamente identificada y con ella insisto en la necesidad de apoyar a nuestros artistas en nuestra propia tierra, sobre todo cuando se trata del genio de alguien con la trayectoria y la valía de Távora. La segunda, que demuestra abiertamente la dificultad y la adicción de esta labor:

 

 

"Todo esto es una locura, pero es una locura hermosa."


FACEBOOK

Marina Miguelez Lucena